Input your search keywords and press Enter.

A las urnas: entre Covid y violencia

Batallas contra el INE, omnipresencia de López Obrador y pandemia que modificaría el curso de las elecciones

Cd. de México.

México inicia la campaña electoral más grande de su historia y posiblemente una de las más extrañas debido a un inesperado protagonista: el Covid-19, que está por ver en qué medida modifica el curso de los acontecimientos electorales. 

Arrecia también la polémica entre el Instituto Nacional Electoral (INE) y el partido en el poder, Morena, que ha visto como le impedían el registro de medio centenar de candidatos y no ha ahorrado en críticas, incluso sugiriendo la extinción del propio instituto que al presidente de Morena, Mario Delgado, le parece que juega en su contra de forma partidista. 

Aunque el presidente no aparecerá en la boleta, los comicios de junio próximo se perfilan como un inmenso referéndum con dos grandes polos: los partidos a favor y en contra del proyecto de Andrés Manuel López Obrador, que llega fortalecido y como puntero en las encuestas de la mayoría de los cargos en juego.

LA PANDEMIA

A los asuntos clásicos que afectan al país, como la violencia y la inseguridad, se suman en esta ocasión las vacunas contra la pandemia, porque la alianza Va por México la coalición entre el Partido Revolucionario Institucional, el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), insinúan que pueden convertirse en una herramienta para conseguir votos por parte del partido de López Obrador.

Una herramienta que los opositores tampoco desperdician en sus mítines. 

El líder del PAN, Marko Cortés, también ha prometido más biológicos y energías limpias, uno de los puntos flacos del actual gobierno.

El PAN, el PRI y el PRD, antiguos rivales y protagonistas de la política de las últimas décadas, han decidido formar un frente opositor para recuperarse del descalabro sufrido en las elecciones de 2018 y defender los últimos feudos que les quedan ante la popularidad y el arrastre electoral del presidente. 

A las urnas: entre Covid y violencia

Con todo, Morena, que se juega por encima de toda su mayoría en la Cámara de Diputados, parte como favorito en más de la mitad de los 15 estados que irán a las urnas para elegir gobernador.

Los electores que le dieron la espalda a los partidos tradicionales y que están desencantados con el gobierno actual encabezan un segmento cada vez más nutrido de indecisos.

AMLO VS. INE

La pelea con el INE ha marcado las semanas previas al arranque de la campaña, también por la actuación del presidente en las mañaneras, que el instituto considera que no son discursos adecuados en tiempo electoral y ha prohibido la retransmisión íntegra de estas conferencias matutinas, que ahora serán editadas por los medios de comunicación como consideren.

Este fin de semana, el presidente, que días antes firmó un acuerdo con todos los gobernadores para evitar el juego sucio en la campaña, publicó en sus redes una viñeta del Fisgón crítica con el PRI y el PAN, lo que ha despertado de nuevo la polémica.

La ventaja con que sale a competir el partido de López Obrador es manifiesta. Las últimas encuestas le daban vencedor sin que la suma de sus adversarios políticos le hiciera sombra, lo que le otorgaría un enorme poder en las instituciones.

Esa desequilibrada correlación de fuerzas es la que buscan derribar los líderes de la oposición, que insiste en que la concentración del poder en la silla presidencial implica un punto de no retorno para la democracia mexicana.

El presidente del PRD, Jesús Zambrano, ha asegurado, por ejemplo, que de no cambiar ese balance entre unos y otros estará en cuestión la libertad del país en los próximos años.

Morena, en el otro extremo, da la vuelta al mismo mensaje: el cambio de régimen que impulsa López Obrador y que ha batallado para materializarse más allá de los discursos necesita de nuevo el apoyo masivo de los votantes para ser una realidad.

ELECCIONES DE MIEDO

La violencia es otra de las máximas preocupaciones de los ciudadanos en todos los estados en que se celebran elecciones, ya sea para renovar la gubernatura, las presidencias municipales o las curules en los Congresos locales. 

Este proceso electoral es ya el segundo más violento desde el pico que se sufrió en 2000.

Un total de 20,000 cargos pasarán por las urnas. 

Algunos candidatos ya han perdido la vida en el intento: 65 políticos y 80 servidores públicos sin militancia ha sido asesinados en esta precampaña desde septiembre pasado. 

El ámbito municipal sigue siendo el más castigado y Veracruz, el estado arriba de la lista, que concentra el 13.8% de las víctimas.

error: Contenido Protegido