Input your search keywords and press Enter.

Persiste rango de corrupción

Así como asegurar que la FGR sea verdaderamente autónoma e independiente y que esté sujeta a controles democráticos.

CIUDAD DE MÉXICO.

Pese a que mejoró un punto respecto de 2018 en el Índice de Percepción de la Corrupción (IPC) de Transparencia Internacional (TI), México sigue siendo el peor evaluado entre los países de la OCDE.

Por primera vez en los últimos cinco años se detuvo la caída del país, al obtener una calificación de 29 y ubicarse en la posición 130 de 180 países. Sin embargo, esta recuperación todavía no lo coloca al nivel que tenía en 2014, para lo cual tendría que mejorar seis puntos más.

El IPC, dado a conocer anoche, ubica a México como el peor evaluado dentro de los 36 países que conforman la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y como penúltimo dentro de G-20, sólo por encima de Rusia.

Dicho instrumento, que TI ha publicado cada año desde 1995, mide la percepción de corrupción en una escala de cero a 100, donde cero es mayor percepción y 100 menor percepción.

El último informe, explicó TI en un comunicado, mide el comportamiento de la corrupción en 2018 y hasta agosto de 2019, que fue cuando inició el procesamiento estadístico.

“Esto significa que eventos positivos o negativos que hayan ocurrido en los países con posterioridad a ese momento no modifican el resultado”, precisó.

En el caso mexicano, señaló, ese lapso comprende el cambio de administración federal y el compromiso que su nuevo titular asumió respecto del combate a la corrupción. También, añadió, registra los ajustes a la estrategia anticorrupción federal, como la incorporación de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda o la entrada en operación de la Fiscalía General de la República (FGR).

“Es importante recordar que a partir de 2015, México venía experimentando una caída continua en este instrumento de medición de la corrupción.

En 2014, México fue calificado con 35 puntos (de 100 posibles).

A partir de ese momento, año tras año México fue deteriorando su calificación y perdiendo lugares en su posición relativa con otros países.

“Aunque la mejora de un punto es una señal positiva, si el país quisiera obtener nuevamente la calificación de 2014, tendría que mejorar otros seis puntos”, señaló.

Para que el país pueda mejorar en su calificación y posición en el IPC, consideró TI, debe consolidad el Sistema Nacional Anticorrupción, sobre todo a nivel estatal.

También debe asegurar el cumplimiento de la publicidad de las declaraciones patrimoniales y de intereses de los servidores públicos, especialmente de aquellos que se desempeñan en áreas de riesgo o tienen cargos de alto nivel.

Así como asegurar que la FGR sea verdaderamente autónoma e independiente y que esté sujeta a controles democráticos.

En septiembre pasado, TI dio a conocer los resultados del Barómetro Global de la Corrupción, en el que 61 por ciento de los encuestados consideró que el actual Gobierno está actuando bien en el combate a la corrupción, contra 24 por ciento que opinó lo mismo en 2017. La diferencia entre el Barómetro y el IPC, explicó, es que el primero mide la percepción de los ciudadanos y se publica cada dos años, y el segundo recopila la opinión de actores clave en cada país, como empresarios y expertos en la materia.

error: Contenido Protegido