Input your search keywords and press Enter.

Relatan padres terror tras tiroteo

Padres de familia que pedían que sus hijos no hubieran sido alcanzados por las balas.

TORREÓN, Coahuila.

Rostros con lágrimas, caras desencajadas, miradas aterradas y pasos apresurados para llegar hasta entrada del Colegio Cervantes se vieron en padres de familia que pedían que sus hijos no hubieran sido alcanzados por las balas que ayer en la mañana cimbraron a este plantel.

A través de medios de comunicación o por mensajes de WhatsApp, los papás y mamás, y los laguneros en general, fueron enterados de la tragedia: un alumno realizó disparos de arma de fuego, dejando muertos y heridos. Fueron minutos de confusión, no se sabía cuántas personas fallecieron y cuántos estaban lesionados. Para muchas madres de familia, que se trasladaron incluso todavía en ropa de dormir al colegio ubicado frente al Bosque Venustiano Carranza, lo que importaba era saber que sus hijos estaban con vida. Poco después se estableció el saldo que dejó esta agresión armada por parte de José Ángel, alumno de 11 años de sexto de primaria, que disparó con dos pistolas: dos muertos, uno de estos el propio agresor y una maestra, así como seis heridos.

En los rostros de los alumnos que fueron saliendo para encontrarse con sus padres y abrazarlos se reflejó también la tristeza, el miedo y el terror que se generó tras las detonaciones que hizo el niño. “Al llegar al lugar había mucha gente, todos corriendo y llorando, pues uno también nervioso y se me hizo larguísimo el viaje del trabajo al colegio y lo que quería era ver a mi hija”, dijo José de la Torre, padre de familia. “Fue algo escalofriante porque nunca habíamos vivido esto y en Torreón nunca se había visto eso”, añadió. “Nunca había pasado nada parecido y se nos hizo extraño porque es uno de los mejores colegios de La Laguna y fue lo que más nos extrañó”.

Danya Mendizábal, cuya hija cursa cuarto grado de primaria en el Colegio Cervantes, dijo que inicialmente se enteró por un chat de madres de estudiantes. Llamó a la escuela, pero nadie respondió y luego llamó a la maestra, quien le dijo que su hija estaba bien y que debería ir a recogerla. Mendizábal dijo que su hija estaba en un salón de clases en otra parte del colegio y que no sabía qué había sucedido. “Lo manejaron bien porque las maestras estaban muy tranquilas”, aseguró la mamá, que agregó que nunca se imaginó que algo así pudiera pasar en la escuela. Algunos padres y alumnos fueron testigos como los heridos, con manchas de sangre en su ropa fueron sacados de la institución para ser trasladados a un hospital privado, cercano al colegio. A las 11:00 horas, Gerardo Márquez, Fiscal del Estado, confirmó el deceso de la maestra María Assaf Medina, “Miss Mary”, de 50 años, que impartía clases de inglés y del niño José Ángel. A las 11:20 horas fue cuando una carroza salió del colegio llevándose los dos cuerpos luego de que las autoridades daban a conocer que continuaban con las diligencias.

A través de redes sociales se empezó a solicitar donadores de sangre para los alumnos y un maestro heridos, además de que las cadenas de oración se multiplicaron. A lo largo del día el tema de conversación de los laguneros fue lo ocurrido en el Colegio Cervantes, institución que en el próximo mes de marzo cumplirá 80 años de su fundación. Por la noche, los laguneros respiraron al informarse que los seis heridos –cinco estudiantes y un maestro de educación física– estaban fuera de peligro.

error: Contenido Protegido