Input your search keywords and press Enter.

Detiene inmigración a madre migrante y su bebé prematuro

Una voluntaria expreso “esta bebé debería estar en un respirador con un monitor cardiaco”.

 Mcallen, Tx.- Una adolescente guatemalteca  se encontraba  encorvada en una silla de ruedas y sostenía una sudadera cuando una activista por los derechos de los inmigrantes la vio en una instalación de la Patrulla Fronteriza en Texas.

La joven abrió la sudadera y la activista se quedó impactada.

En su interior estaba una bebé pequeña, nacida prematuramente, detenida, en lugar de estar en una unidad de neonatología de un hospital.

“Ves a esta bebé y no hay duda de que debería estar en un respirador con un monitor cardiaco”, expreso la voluntaria de un grupo de activistas que visitan las instalaciones migratorias que albergan niños en todo el país para asegurarse de que cumplan con las normas federales.

La madre, de 17 años, tuvo una cesárea de emergencia en México a principios de mayo y cruzó la frontera con la bebé el 4 de junio, de acuerdo con Frye.

Estaba en una silla de ruedas y con dolor extremo cuando los activistas la hallaron esta semana.

La chica les conto que había cruzado la frontera a través del río Bravo pero requirió de ayuda para transportarse, y también necesitó apoyo para ingresar al vehículo de la Patrulla Fronteriza cuando fue aprehendida.

Se esperaba que la madre y la hija fueran transferidas el jueves a una instalación privada para migrantes menores de edad sin sus padres luego de que se produjo una ola de indignación en las redes sociales.

Frye conoció por primera vez a la adolescente el martes en las instalaciones en McAllen.

La chica dijo que las autoridades fronterizas la obligaron a abandonar una mochila con la ropa de la bebé y que no le habían dado nada más, por lo que la recién nacida vestía un mameluco sucio y estaba envuelta en una sudadera que otra madre inmigrante le dio.

En un momento dado la bebé se enfermó, y estaba decaída y no respondía a los estímulos, señaló Frye.

Indicó que la pequeña y su madre nunca debieron haber sido colocadas allí. Dijo que no está segura de qué tan prematura nació, pero consideró que es “minúscula” y que su cabeza era “del tamaño de mi puño o más pequeña que mi puño”.

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, que opera las instalaciones en las que se encontraban la chica y la bebé, no ha emitido ninguna declaración al respecto.

error: Contenido Protegido